Historia de la Feria de la Manzana

La Feria de la Manzana nace por la ilusión de una fiesta cuyo motivo central fuera a la manzana, como anhelo de personas habiendo viajado, hacían comparaciones entre productos de distintas localidades, pensaron de esta manera intensificar la venta y despertar el entusiasmo de los fruticultores de la región.

Diferentes personalidades pensaban acerca de la importancia de procurar una feria para exhibir a la manzana en un mercado y promover la visita de turistas.

Se llevó entonces acabo una sesión pública en donde se reunieron por parte del Ayuntamiento, el C. Agustín, M. Cano, Presidente Municipal, los C. Regidores Gustavo Rosas, Eduardo Rivera, Eduardo Lastiri y Carlos Wagner entre otros.

De esta manera quedo establecida la feria de la Manzana de Zacatlán, la cual debería una semana en la que quedara comprendido el día 15 de Agosto, fecha en que se da gracias a la virgen de la Asunción, patrona de los fruticultores.

El viernes 15 de Agosto de 1941, antepenúltimo día de la feria, la preocupación de la comitiva en aquel día se centraba en el problema de elegir a una reina de la feria, había varias opiniones, unos comentaban que fuera señorita con encanto, gracia y simpatía, muchas lo eran, otros sugerían que fuera la más bella de todas.

El Sr. Agustín M. Cano y su comitiva llegaban al atrio del convento, en el momento en que empezaban a salir las niñas y muchachas llevando en sus manos cestos y cajitas en forma de reja rebosante de colorida manzana.

El Sr. Cano observo aun grupo de niñas vestidas de inditas miró por un instante tuvo un ligero titubeo, se acercó a las pequeñas, tomo una de ellas del brazo diciéndole ¿Te gustaría ser reina de esta feria?, ¿Creo que si verdad?, ven conmigo para que te presente a esos señores. El presidente municipal manifestó que ella sería la reina de la feria, todos al unísono apoyaron la decisión del Sr. Cano.

Una sencilla ceremonia rubricó aquel día, a las 11 de la mañana, en un trono hecho de manzana en forma de pirámide, bajo el arco central del palacio municipal. El presidente municipal puso solemnemente en las sienes de Ma. Del Pilar la corona y en sus manos un cetro, elaborados ambos de la manzana de variedad “carreta” como insignia de su reinado.